POETAS SIN FRONTERAS - POETS WITHOUT BORDERS
POETAS SIN FRONTERAS - POETS WITHOUT BORDERS

Este es el cuadro corchero en el que puedes colgar los textos que  consideres interesantes para compartir con los amigos y las amigas de POWSF-POWB, bien sean de tu autoría, o no. En el corcho hay clavadas infinidad de chinchetas de todos los colores, tantos como gustos, ideas y personas puedan existir. Elige las que más te gusten, fija con ellas esos latidos que nos darán vida a todos y a todas y suspéndelos en él.

VOCES DE PAZ. Por Argemiro Pulido.

07-05-18.

 

Sospecha de las calles solitarias

de las escuelas sin bullicio

de las fábricas donde el reloj

eliminó las diferencias.

 

Hay ríos que llevan piedras

y no suenan

hay lunas que nos siguen de cerca

sin que nos demos cuenta

de la gravedad de sus masas

hay árboles que crecen derecho

pero no dan oído

al canto de los pájaros

hay fuegos que iluminan

pero arrasan.

 

Cuídate de la paz

que anuncian las fauces de los cocodrilos.

 

Pregúntale a Guadalupe.

 

Las manos que te saluden

cuando llegues

serán las que te apunten

cuando pases

las mismas que te despedirán

cuando te vayas.

 

Escucha

escucha

Es un idioma oscuro como el miedo.

 

Más vale que adviertas al agua

en el portal de la semilla

al viento en las aristas de las plumas

al niño en los recreos escolares

al hombre en la ventana del poema.

 

Escucha

escucha

Es un idioma libre como el beso

PREGUNTAS. Por Ida Vitale.

09-05-18.

 

¿Puedes contar el color de la lluvia,

los grados de la ausencia por su peso de sombra?

¿Aceptas, cuando bajan del cielo

los anillos del tiempo,

cómo estrechan tu infancia, tu piel o tus herbarios?

¿Puedes ver deshacerse la escalera de polvo

por donde tu alegría había crecido en nubes,

sin estupor volver al mismo sueño,

sin soñarlo volver al mismo sitio,

y no gritar y no gritar?

Una vuelta de vida, un giro bajo el sol,

y un mundo de fantasmas ha perdido sentido.

¿Puedes vivir y olvidarte que es juego,

olvidar su secreta razón y estar muriendo?

CIUDAD EN DESENCUENTRO. Por Argemiro Pulido.

07-05-18.

 

Cómo me cuesta reconocerte esta mañana

esta tarde este ritmo esta vuelta.

 

Cómo entras en mi estancia

opuesta desmentida

encinta de agua turbia de miradas de aves de rapiña

y de otras que me cercan con sus garras

en los recodos de los desencuentros.

 

En diagonal me invaden las casas sin ventanas

los nudos sin corbata las esferas sin centro

los loteros sin suerte los estruendos sin madre

las horas de la noche masticando en la esquina

sus lívidos destinos

y el día

el pleno día

deambulando sin frente en ciclos amarillos

de infinitas esperas.

 

Imposible identificar tu verdadero rostro

en el poliedro irregular de tus presencias.

 

Qué sensuales tus formas vestidas con el eco

de mañanas exóticas y cuentas de modales

de oblicuas pedrerías

Tan guapa en las postales

tomadas al bolate en ángulos cerrados

Tan moral en los libros y textos escolares.

 

Hábil te pavoneas en palabras azules:

bienestar paz progreso orden

siempre en promesa.

 

Y sin embargo el aire que respiras no vuela

ni tus flores de plástico engendran la alegría.

 

Detrás de tu sonrisa viven tantas ausencias.

 

Ciudad

gris laberinto donde unos hombres ciegos

en busca de la vida

cavan siempre a deshoras

su tumba en pleno pecho.

 

Ciudad

sarta de cabos.

 

Cómo eres en la mesa de los que te prescriben

cómo en la banca rota de los que te desean.

 

Ah ciudad

mi ciudad.

VISIÓN OSCURA. Por Ida Vitale.

09-05-18.

 

Al tajo de penumbra

resbalan posos de otros días,

mientras, tras los vidrios velados

veo partir los indecisos estorninos.

En la ventana recalan

ecuaciones, no su angustiosa solución,

no su elusión. Si torpes,

quizás no sean inútiles ni tramposas:

las plantean fantasmas que,

ajeno a tentación o cautiverio,

apenas dicen que ya pasó su tiempo

y se evaporan hacia un silencio

que ya no oculta nada.

SUBES, QUINDE, SUBES… Por Julio César Goyez.

07-05-18.

Subes quinde, subes, por las columnas de cal y las enredaderas; robas el fuego que todo color contiene y te precipitas hacia un jazmín donde demoras.

No sospechas que una aterida amapola desde la sombra te descifra.

Tu pico hecho de cuerno de luna menguante carga la tradición de una infancia que es sol a mediodía, murga de carnaval destazando el frío de la noche, por eso te lluspes y juegas a las escondidas en los antiguos patios del Gólgota, por eso dibujas en el girasol la sensualidad de sus estambres.

QUINTI SOLITARIO EN EL CAPULÍ… Por Julio César Goyez.

07-05-18.

 

Quinti solitario en el capulí, diosito entretenido en la flor linda del patio, guerrero de la mañana en las frondas imaginarias de la morada, taita del fuego que atas el Arrayán al cielo.

 

Desde la inscripción antigua que esculpió tu cuerpo en piedra, sostienes una lucha despiadada por estacionar la duda, por encontrar la frontera del gran impulso, el origen de la wachi que retorna, una y otra vez, a la herida del mundo.

 

El jardín cultivado por la madre está empapado de arco iris y de secretos aromas que esperan tu erecta lejanía; de repente tiñes la cinematografía de la infancia, picaflor que acaricias las creencias mortales que te miran.

 

Mensajero de lo inmemorial fecundas los geranios, las hortensias, los jazmines; tejes la eternidad en la retina.

MEDICIÓN DE DISTANCIAS. Por Ida Vitale.

07-05-18.

 

Si una ciudad no late,

hasta un árbol es nada

y un balcón es tronera

o precipicio.

Serás el prisionero

a quien nadie vigila,

en propio pecho encarcelado.

Entiende lo incomprensible

y ámalo. Ocupa el revés del intento:

sé cardo, cuando llegaste como lana,

piedra, cuando, hilo de seda, flotarías.

 LA SOLEDAD EMPUJA LAS VELAS. Por Esperanza Carvajal Gallego.

07-05-18

La soledad empuja las velas 

que nos traen seguros puerto.

El tiempo abre sus ojos

de infinita distancia 

pero aves dolorosas 

caen vencidas al presagio

de oscura invernada.

No es buena esta aparente quietud 

esta sensación de vuelo.

Algo esconde la eternidad 

tal vez pronto

lleguemos a saberlo.

DILEMA. Por Argemiro Pulido.

07-05-18.

 

Mi madre es una sombra cobriza

mi padre es una sombra blanca

Él disfrutó rompiendo sus entrañas

ella sufrió con el desgarramiento

A él lo ajustició el remordimiento

a ella la vergüenza.

 

¿En qué ojos mirarme?

¿En qué rostro reconocerme?

SURTIDOR DE RUMBOS. Por Esperanza Carvajal Gallego

09-05-18

El hombre siembra 

el desastre de su destierro.

Extendió los brazos 

y dijo que traía las manos

untadas de sol y madrugada.

Dijo también que en la multitud 

nadie había reconocido

su aliento ni su piel.

Mañana sus ojos 

estarán coagulados

LA BELLA DURMIENTE. Por Nicolás Zimarro.

08-03- 18.

Hoy es un día de fiesta.
¡Viva la revolución!
Apúntate a la movida.
Ha llegado el momento.
No tienes a nadie enfrente.
Se disolvió la pomada.
Dale vuelta a la tortilla.
Ahora puedes decir “pío”.
Puedes empezar de cero.
Puedes ir a donde quieras.

 

¡Libérate! Es tu sino.
Te tienes que convencer.
¡Atrévete! Haz camino.
Es hora de ser mujer.

 

No aceptes pues la propuesta
de vivir sin ton ni son,
esperando una salida
en el tiempo de descuento.
¡Basta de bajar la frente
tras recibir la patada!
¡Basta de hincar la rodilla!
¡Basta de morir de hastío!
Ya dejaste en el tintero
demasiadas primaveras.

 

¡Libérate! Es tu sino.
Te tienes que convencer.

¡Atrévete! Haz camino.
Es hora de ser mujer.

 

Protesta, siempre protesta.
¡No seas carne de cañón!
Es tu tiempo. ¡Date vida!
Vuela a favor del viento
a un espacio diferente,
más allá de la trazada
de una alcantarilla.
Pon fin a un pasado sombrío.
Y arranca el atadero
de las mentiras arteras.

 

¡Libérate! Es tu sino.
Te tienes que convencer.
¡Atrévete! Haz camino.
Es hora de ser mujer.

 

Apuesta fuerte. Apuesta
a ser sujeto de acción.
Debes jugar la partida
y acabar con el invento
de un género prevalente
impuesto por la papada.
¡Dale dale zapatilla!
Desvela el falso tronío
del mogollón raposero
oculto en las ratoneras.

 

¡Libérate! Es tu sino.
Te tienes que convencer.
¡Atrévete! Haz camino.
Es hora de ser mujer.

 

Poco a poco, cuesta a cuesta,
escala el farallón
de la libertad perdida,
ajena al desaliento,
sin miedo a la pendiente.
No estás sola en la cordada.
¡Mira, mira que cuadrilla
te acompaña en el desafío!
Transita el derrotero.
En el crestón no hay fronteras.

 

¡Libérate! Es tu sino.
Te tienes que convencer.
¡Atrévete! Haz camino.
Es hora de ser mujer.

 

En fin, sé suma, no resta
de tu propia condición,
en un mundo a tu medida,
sin ningún renunciamiento.
Quiebra el orden vigente
de protomacho machada.
Forjarás la maravilla
de vivir a tu albedrío,
tú contigo por entero,
desmadejando quimeras.

 

¡Libérate! Es tu sino.
Te tienes que convencer.
¡Atrévete! Haz camino.
Es hora de ser mujer.

 

Ya se adivina la gesta.

Cántala con ilusión

y con voz enardecida.
Proclama alegre el evento:
¡Viva la bella durmiente
despierta de madrugada!
¡Viva la vieja costilla
empoderada en poderío!
¡Viva el feliz agüero
de una igualdad de veras!

 

¡Libérate! Es tu sino.
Te tienes que convencer.
¡Atrévete! Haz camino.
Es hora de ser mujer.

PROTEO. Por Ida Vitale.

12-02-18.

 

Lo veraz es el cambio,

el meduseo Proteo,

lo amado y desamado

sin maniatadas lógicas,

la absurda zambullida

en lo remoto y ciego,

la senda del desastre

que te ha tentado siempre

a avanzar por lo oscuro

de un nunca visto bosque

de árboles inhumanos.

La vida te ha ofrecido

imprevistas derivas,

el riesgo de excavar

topo, túneles nuevos.

Pero la luz acecha

aun para lo enterrado.

Insiste en dar con ella.

 

LA MANO EXTENDIDA. Por Esperanza Carvajal Gallego.

12-02-18.

 

La mano extendida 

como quien alarga la conciencia.

los rostros salpicados 

por el asombro del adiós.

¡Cómo decir de otra manera 

que faltan palabras 

cuando el silencio 

es sufragio de la luz!

A poco, se entiende 

que los afectos guardan 

sus propios acentos 

matices que nublan 

el lenguaje de todos las miradas. 

 

HOJAS NATURALES. Por Ida Vitale

12-02-18.

 

…o el arraigo, escribir en un espacio idéntico

siempre, casa o desvío

 

José M. Algaba

 

Arrastro por los cambios un lápiz,

una hoja, tan solo de papel, que quisiera

como de árbol, vivaz y renaciente,

que destilase savia y no inútil tristeza

y no fragilidad, disoluciones;

una hoja que fuese alucinada, autónoma,

capaz de iluminarme, llevándome

al pasado por una ruta honesta: abiertas

las paredes cegadas y limpia

la historia verdadera de las pintarrajeadas

artimañas que triunfan.

Hoja y lápiz, para un oído limpio,

curioso y desconfiado.

CUANDO SE REGRESA DEL EXILIO. Por Esperanza Carvajal Gallego

12-02-18.

 

Abrazamos el cobertor de las mudanzas.

La vida es un exilio permanente,

un ir y venir sin itinerario conocido 

que nos despoja del arraigo.

¿Qué hacer cuando uno se va 

y al regreso no somos los mismos 

ni encontramos a los que nos esperaron?

Sólo la cama sin abrigos 

Construida para emprender el otro exilio;

el del adiós o el del reproche.

NOMBRE EN EL VIENTO. Por Ida Vitale

12-02-18.

 

Busca ese nombre y se le esconde

en el orden del diccionario.

Olió la hoja y su recuerdo,

saltó la palabra a sus labios

y las letras danzaron,

unidas por un instante

antes de volver a ser libres.

El misterio escapó vuelto aire

en la increíble fragilidad del tiempo,

hacia aquel patio,

el sitio verde de la infancia,

un instante en la historia

de una casa

y ésta en la de un país.

Un coágulo agreste

cuyos cimientos pocos ya

conocen, aman.

 

ESTACIÓN DE LOS OLVIDOS. Por Esperanza Carvajal Gallego

12-02-18.

 

Me dije adiós sin conocerme 

con la piel derramada en las espaldas 

y el cansancio de las rupturas 

como bautizo de estrella. 

Gestos insinuados 

remordimientos que se abrigan 

para no sentir el frio de los viejos.

Todos vuelven a arañar la puerta.

¿Encontrarán el mismo vecindario?

¿Habrá quién nos reconozca?

 

GRATITUDES DE VERANO. Por Ida Vitale.

12-02-18.

 

En el verano:

viento de la esquina,

verde sobreviviente en la sequía,

tenue, obstinada nube que aparece

y cruza sola el cielo imperturbable,

agasajo de la sombra del árbol,

vaso de agua al regreso: muchas gracias.

Rapado, el pasto tiene olores

a pequeño cadáver indeciso,

otra culpa del verano profundo.

Desolada de ferocísimo sol,

esta pared lo escupe. Sólo faltan

tristezas de pájaros agónicos

para mojar el borde de un pañuelo.

A ti, alfabeto,

gracias te sean dadas, por acudirme,

pese a esta miseria:

musitas y aminoras con memorias

de milagrosas y narradas lluvias,

de mares y manzanas, tanto agobio,

que olvido este calor y que aún lo escribo.

 

HEMOS PERDIDO EL RASTRO. Por Esperanza Carvajal Gallego

12-02-18.

 

Nuevamente fue negada la urgencia de verte.

Guardo la esperanza de reencontrarnos 

en el patio universal 

donde el agua se reúne y sueña 

con el próximo invierno.

Ahora, el tiempo gira hacia atrás,

envejezco en un pasado remoto;

admito que vivo con decoro 

pero no perdono la limitación que me arrastra 

me viste y me desnuda.

Ahora no quiero saber quién soy.

ACCIDENTES NOCTURNOS. Por Ida Vitale

12-02-18.

 

Palabras minuciosas, si te acuestas

te comunican sus preocupaciones.

Los árboles y el viento te argumentan

juntos diciéndote lo irrefutable

y hasta es posible que aparezca un grillo

que en medio del desvelo de tu noche

cante para indicarte tus errores.

Si cae un aguacero, va a decirte

cosas finas, que punzan y te dejan

el alma, ay, como un alfiletero.

Solo abrirte a la música te salva:

ella, la necesaria, te remite

un poco menos árida a la almohada,

suave delfín dispuesto a acompañarte,

lejos de agobios y reconvenciones,

entre los raros mapas de la noche.

Juega a acertar las sílabas precisas

que suenen como notas, como gloria,

que acepte ella para que te acunen,

y suplan los destrozos de los días.

 

TRAYECTO ITALIA-GRECIA. Por Marco Antonio Campos.   

12-02-2018

 

“Algún día será… Algún día llegará el día…”

 

Tardes de marzo en la Ciudad de México

que devuelven aquella tarde del diciembre

del ‘75. Miraba el Jónico desde cubierta.

El sol frío sobre el mar se convertía

en una dicha que temblaba el agua

 

Esta tarde me vuelve aquella tarde.

Cielo y mar como luz azul borrosa.

Grecia en menos del grito del vigía

y en el más el aire de la gaviota.

En el velamen y cordaje de aquel velero

iban palabras, preguntas, una estrella

que no bajaba. Patras, allí, enfrente…

“Algún día será”… “Algún día llegará el día…”

qué sabía? ¿Qué sabía si no era

entonces? Pero ¿llegaría a ser alguien?

¿Y qué es llegar a serlo? ¿Y cómo llegar

a serlo si el dolor te roe, te inclina, te arroja

calle abajo en media calle?

¿Si la angustia te crispa y te nubla lo que miras?

En el penúltimo declive de la penúltima noche,

pregunto con tristura si algo dejé que valiera el viaje,

si algún día escribí algo que valiera el viaje.

PASTELERÍA METROPOL. Por Federico Díaz Granados.

22-12-2017.

 

Yo vengo sin idiomas desde mi soledad

Luis García Montero

 

Miro en la vitrina

el reflejo de mi cuerpo

Sobre el vidrio

Y me veo gordo, cansado, sobre aquellos pasteles de vainilla

Y pienso en los amigos que no volví a ver

 

¿y qué sabían ellos de este corazón caduco

donde no cabe ni un centímetro del mundo?

 

Y cuando no te reconoces en los pasos del hijo, ni en el espejo

harto de esquivar malos presagios

viendo de lejos el esplendor de las pérdidas

lo indescifrable y lo desconocido.

 

Callo: mi silencio alcanza ese cuerpo que no entiendo,

desmancho mi corazón de su último incendio.

 

Y sigo extranjero en ese vidrio,

gordo y cansado

 

y atrás de mí

algunas sombras, gestos de abuelos y tíos muertos

sobre los pasteles de vainilla.

INVENTARIO. Por Jorge Torres Medina.

06-12-2017

 

Sentado en la dificultad

la vegetación es aliento

Avanzo medito me protejo

los depredadores asedian

Pero una piedra astillada

salva mi fragilidad y domo el fuego

Doblego al homínido

al hombre hábil y erecto

Entre truenos y glaciares

despojo bisontes cazo pesco

deambulo descubro ingenio

Soy arco flecha lanza

arado rueda vela

Hablo y testimonio el ayer

disperso en el arrugado glóbulo

instalo la morada en la morada

Humus semilla fruto

mano y cerebro en Altamira y Lascaux

moldeando el color en la roca en el papiro

Muralla urbe espada

pólvora escritura

jerarca de todas las especies

Mido el tiempo y la distancia

someto al más frágil y hago historia

disecciono el átomo y perfecciono la guerra

Así siglo trans siglo devoro mi sapiencia

en la cuerda de la adversidad.

PARECIDOS INDELEBLES. Por Federico Díaz Granados.

06-12-2017.

 

Cada vez te pareces más a tu padre -me dicen en la calle-

en sus gestos, en su forma de caminar,

por su frágil manera de mirar el paso de la gente.

Por sus ademanes en la mesa y el ritual de hacer listas sin objeto.

 

Son parecidos –gritan las tías y los primos–

en las señas y el modo de llevar la soledad

en cómo caminamos los mismos trayectos citadinos

y en la costumbre de repetir anécdotas en similares horas.

 

Parecen dos magos enseñando a los niños viejos trucos

-dice mi madre algunos días-

y los colores de la ropa no combinan

con el estado del corazón y de la mirada.

 

Cada día somos más parecidos

y el carácter y los modales revelan una forma

de estar en medio de tantos ausentes,

de recuerdos guarecidos y canciones repetidas.

Todo aquello que fue lo más pasajero.

UNA PLAGA . Por Jorge Torres Medina.

06-12-2017

 

¿ Qué avizora el sapiens

sentado en el lomo de inmundicia

entre polvo ferroso y chatarra ?

Invadido de círculos de caucho

en el reflejo de su veneno

deshecho a la intemperie

en las laderas de la avaricia

¿ Qué avizora el sapiens

con ojos soñando en frondas

entre árboles desnudos ?

Mientras la savia se agota

brota una avalancha de vegetales cadáveres

Prevalece la amnesia

dormito en el tiempo

cabalgo en la ciencia y arrugando la morada

invado mi cerebro de conciencia haragana

La basura se acrecienta

para testimoniar mi inteligencia

y poco a poco acumulo

la sabia manera de condenarse a si mismo

Ungido de aceite y humo

Soy la plaga de todas las plagas.

LAS PRISAS DEL INSTANTE. Por Federico Díaz Granados.

06-12-2017.

 

Tenía razón el tiempo en llevar su afán        

en instalarse donde le pareciera

y en tener sus rituales y hostilidades.

 

Ahora entiendo sus tardanzas y balbuceos

y su prontitud para los aciertos,

de esta terquedad de fijar unas cuantas palabras en un extremo de la infancia

y otras tantas en un rincón de esta calle ronca

que se parece tanto a la vida, llena de sorpresas y de silencios.

 

Por eso perdóname por tantas deshoras.

por convocarte en noches de rencores y presagios

por amontonar en la misma gaveta ruinas y asuntos cotidianos

entre el cansancio de los días y la terca música de los silencios.

 

Tenía razón el tiempo en llevar su ritmo

y la vida en tener sus afanes

para quedarse acá

con todas las prisas del instante.

 

Por eso perdóname por estas premuras

por no saber la gramática y las palabras de una lengua olvidada

por haber perdido libretas, las  llaves

y la vieja canción de exactos compases y cenizas

como si en el afán del tiempo

cada día, sin importar la hora,

se extraviaran los sueños.

TOXINAS. Por Jorge Torres Medina.

06-12-2017

 

Toxinas en el ser

Sus filos tajando la bondad

Un cuervo picotea las neuronas

para apaciguar el hambre

Una hiena muerde el aullido

para aletargar las circunvoluciones

Encerrado en la cárcel craneana

señalo el extraño sentir

mientras mi lucidez se pudre

Veo el renacuajo en desbandada

en las nervaduras del charco

en la polución del salto

El absurdo hierve en los poros

para fundir la conciencia

y perennizar la ceguera

Las toxinas del ser son cuchillos

cortando las dendritas

extraviadas en la impotencia.

TODAS LAS VOCES ESTÁN HUÉRFANAS DE SÍ.  Por Lucía Estrada. 

06-12-2017

Todas las voces están huérfanas de sí,

y en esa orfandad se asisten, se acompañan.

 

Ahí está el misterio. El que no podemos tocar,

para el que no existen las manos.

Las manos.

esa región desconocida que nos acerca y nos aleja al mismo tiempo.

 

Me pierdo en la penumbra de lo que quisiera gritar y no puede.

 

El deseo es lo que nos rescata del abismo,

pero también se yergue lo que no admite consuelo.

 

Palabras como pájaros en la soledad del aire.

DESDE ESTE LUGAR. Por Jorge Torres Medina.

06-12-2017

Desde este lugar

de la impaciencia

de la clara confusión

desde este lugaR

de simas a cimas

mirando el instante

sintiendo el olor de la especie

amasando calcáreos y calcedonias

desde esta naranja destripada

de la que no se degusta su elixir

desde este lugar

de la fotosíntesis y el monóxido

desde este lugar

de las virulencias y las mutaciones

gira el ojo y su retina

y ve cortar el último árbol

entonces no sé si será tarde o justo

evitar esta respiración abstracta

desde este lugar de la impaciencia

desde este lugar de la clara confusión

desde este lugar...

CUANDO LA NOCHE SE INCLINA. Por Lucía Estrada.

06-12-2017.

 

Cuando la noche se inclina y parece que pronuncia tu nombre, hundes tus manos en la oscuridad y buscas a tientas el cuerpo inabarcable de tu memoria.

 

Ese pálpito en la punta de los dedos, la densa respiración de todo cuanto existe, te obliga a permanecer en la sombra.

 

Ninguna imagen tiembla en el espejo. Ninguna superficie se apiada de ti.

 

Todo está vuelto sobre sí mismo y nada consigue reflejarte. Una pausa, y el tiempo detenido cae sobre tu silencio.

 

Cuántas palabras a punto de oscurecerse bajo tu lengua. Cuánto deseo en los ojos que se abren por última vez.

 

Apártate un poco y comprende que nada podría ser el inicio ni el centro

en este cuarto cerrado. Que todo será dicho de golpe en medio de la sombra

y muy lentamente.

UN GNOMO. Por Jorge Torres Medina.

06-12-2017

¿Quién vive intangible en la única morada ?

¿ Quién resiste al asedio del olvido y la avidez ?

¿ Quién exhala palabras para sitiar la ignominia ?

¿ Quién desnuda la obscenidad para seducir la

razón ?

Ahora que el absurdo acrecienta su dictamen

mientras la polución invade la conciencia

Ahora que todo se disipa en el hogar del aire

¿ quién reconcilia el nicho de la desazón

el liquen en estado sulfuroso ?

La opugnación contra la carcajada del exterminio

afina las cuerdas de la ensoñación y el acto

¿ Quién bebe sapiencia y cordura

en el edén que se seca poco a poco ?

Se abren los aposentos del ser

un eco sale de la legión del silencio

es el gnomo que nos habla dentro.

 

ABRO LA NOCHE PARA RECIBIRTE ENCADA PALABRA. Por Lucía Estrada.

06-12-2017.

 

Abro la noche para recibirte. En cada palabra

mis manos inician un largo recorrido hacia la sombra,

hacia lo que no es posible abarcar. Y sin embargo,

helo ahí como si quisiera traernos un pedazo de nosotros mismos,

un fragmento de luz, una sílaba cerrada en su misterio.

 

Nombrarte es el comienzo del exilio. Y permanecer en ti

una constante despedida. Ofrezco mis ojos a lo que se diluye bajo tu lámpara.

A la eternidad que se desteje minuto a minuto para que yo pueda entrar en ella.

Sin cortejos. Sin una guía para mis pasos.

 

Escribo en el polvo este no saber hacia dónde,

a qué distancia se oculta la rosa.

Nuestro diálogo es el inicio del viaje, su silencio el camino de retorno.

 

Es necesario permanecer a la intemperie.

ECOLOGÍA DEL SER. Por Jorge Torres Medina.

06-12-2017

Bastaría entrar en los laberintos del ser

abrir los umbrales de la conciencia

atenuar el miedo y desnudar el depredador

Bastaría no ser sumiso al goce de si mismo

al ego que exacerba la vanidad radioactiva

entender que no soy único ni dueño

de la fuente que da vida y aroma

Bastaría saber que mi origen es el cosmos

la amalgama de primarios elementos

gestación de la química y la física

que en efusión hirviente dio la vida

Bastaría saber que soy agua y electrolito

aminoácido esencia que palpita

flujo para nutrir el citoplasma

que da energía y pensamiento

Bastaría saber que entonces soy conciencia

chispa de la materia

suspiro de sustancia animada y desanimada

tejido de palabra que se hace y se deshace

Bastaría saber de la piedra de la hoja de la carne

del equilibrio ondulando siempre

para apaciguar la soledad de especie

Bastaría proteger la morada donde existo

donde creo ser amo de mi entorno

ingeniando nanómetros para la inmortalidad

en la metamorfosis global

Bastaría remar en la cadencia

en la serenidad para vencer el vértigo

en la negación del aniquilamiento

en el lecho de la imaginación y la cordura

Bastaría saber qué queda

apreciar el caos en la cuerda

mirar la fronda del transgénico

o la savia hendida por la sierra

Bastaría apreciar la belleza que nos ronda

limpiar el piélago de la isla plástica

hibernar el ártico el antártico

desmoronar la guerra en el olvido

¡Bastaría dejar vivir vivir ser vivido ¡

NOS HAN DEJADO VERDADERAMENTE SOLOS EN MEDIO DEL AGUA. Por Lucía Estrada.

06-12-2017.

 

Nos han dejado verdaderamente solos en medio del agua,

de su noche grave y espesa.

 

No en la superficie,

                              no en el fondo,

entre los pliegues.

 

Y allí soñamos las formas,

peces que se devoran entre sí,

sustancias y sales y fuego

en su primera altura.

 

Pero hay un arriba y un abajo, decimos,

y somos parte del secreto.

 

Lo que nos mantiene es no saberlo con certeza,

intuir que somos las columnas y el corazón único

de ambos reinos.

MÉXICO. Por Gustavo Hernandez Larrauri.

15-09-2017.

 

Moriría por ti mi México querido,

mi México del alma, el de ensueño,

el de vida, el del canto del tequila,

de  Patria, real, añorada y colorida.

 

Existo y vivo por ti mi País amado,

a veces lastimado, siempre levantado.

Caminas fuerte, firme,  erguido, altivo,

en aplomo tu camino y encumbrado.

 

Xifoideo  exacto que traspasa corazones,

cual punta de lanza cautiva de amores,

amalgamando tú destino en tezontle,

de tu tierra en canto de voces de cenzontle.

 

Inquebrantable pueblo teñido de cobrizo,

en su tez, en tu rostro, en la sangre,

raza permanente, fuerte inmensurable,

cincelada con el oro, la  plata y con el cobre.

 

Cargas en tu historia a la historia,

en la vida, en el cuerpo, en la gloria,

de tu tierra, de tu pueblo, en tu entraña,

que palpita en el ser que te extraña.

 

Oral que expresa un pasado y presente,

como el charro cuando canta tu palabra,

el reflejo de tu gente, de tu tierra,

de tus cielos, de tus mares, tus volcanes.

ARTE POÉTICA. Por Amparo Osorio.

15-09-2017.

 

Nuestro largo combate fue también un combate a muerte con la muerte

 

                                                                                  Olga Orozco.

 

Tuve miedo de ti cuando espantabas los relámpagos.

Calculé las arterias del corazón y los dolores de los huesos.

Medí soledades y espasmos.

 

No hay nada más perfecto que encontrarme en tus símbolos,

como un cuchillo de catorce filos

rompiendo los herejes de la lluvia.

 

En tus pliegues fui maldecida, puta, mendiga, bruja,

mujer triste.

 

Todo me lo dictabas como una pitonisa.

Memoria herida siempre,

Agua que se fugaba entre las manos.

Todo fue dicho y me bebí los miedos.

 

Ahora,

En tu cerrada oscuridad arde mi nieve.

CÁLICE. Por Amparo Osorio.

15-09-2017.

 

Yo estoy en donde estuve:

entre los muros indecisos

del mismo patio de palabras

 

                                   Octavio Paz.

 

 

Mi memoria,

contaminada de espinas y de árboles lejanos,

la casa que nunca fue,

la redondez de la fruta más triste

iluminada por el misterioso

corazón de la luna.

 

 Mi memoria galopante,

Como una anunciación intraducible,

todavía despierta húmeda

en las neblinas de la albahaca.

CARDUMEN. Por Amparo Osorio.

15-09-2017.

 

Subí la ola.

Todos sus pliegues me acogieron.

Oí gritos de náufragos

y despedidas de los barcos tristes.

Todavía los oigo.

Tiemblan en mi vigilia

las plegarias inútiles

delos desamparados.

LÍNEA QUE SE QUIEBRA. Por Jorge Nájar

22-06-2017.

 

El tren negro sobre la tierra púrpura

y la nave en el azul avanzan ciegos

–y sordas señorean mis propias neuronas–,

cada quien en los sentidos más contrarios,

cada quien riendo con las sombras:

aquí las ciudades puntiagudas que nos dejan,

ahí las hélices de los helicópteros carniceros

agitando el aire rojizo de los páramos.

Nada nos detiene: al tren ni siquiera

la línea que se quiebra; al artillero

ni las lágrimas de los soldados.

A mí, ni el Mar Océano, deuda,

bogavante, ballena nuestra.

Me llevo el aire, el horizonte, el azul,

ilusión, mecha que se apaga y nos alumbra.

Atrás dejo el peso de mis sueños,

la ceniza de mis zapatos,

un par de anteojos

y tres o cuatro libros

todavía virgos.

 

SOMBRA ROJIZA. Por Jorge Nájar

22-06-2017.

 

En medio   del trinar de los gorriones

estalla la noticia de la masacre

en la tierra que más amas.

¿Qué es una vida para ese destino?

Existimos en la estructura del aire

a la medida sólo de nuestros sueños:

el aire azul, la sabiduría como una fruta.

Pero ya no lo piensas. Atrás quedan

la sombra rojiza del granado, el aroma

del espliego, la infancia de los pozos,

el fulgor de los afilados corazones.

Y la delicia de los cuerpos en la azotea

mientras avanzas hacia tu inmolación,

cuerpo enamorado de imposibles.

FRACASOS. Por Enrique Moya

20-06-2017.

 

Luego de cierta edad

en la que hemos acumulado

uno que otro éxito

del cual es difícil estar satisfecho,

 

y una cantidad considerable

de fracasos

que desearíamos modificar,

 

nos hacemos más prudentes,

y preparamos con mayor esmero

los fracasos por venir.

 

AVE ORIGINAL. Por Ángela Díaz

10-03-2017

Dices que tengo la llave...

Cómo hablar del Amor sin

limitarlo,

cómo cantar al mundo o darle

tamaño,

forma, clase, etiqueta...

Ave original, es ésta

que mora en la brisa más cálida y

suave...

¡Revelación virginal, opción

abierta!

Tu llegada es la lluvia fresca

que me renueva y permanece

como perfume en tu ausencia...

-Dices que tengo la llave-

y yo, -digo que no hay puerta-.

Manifiesta es la Pureza

aquí, ahora, tejiendo

nuestras atemporales prendas.

Es tu mirada la caricia que sana

y traspasa las células,

adherida a cada victoriosa reyerta.

Tú ya eras feliz a tu manera,

yo, a la mía también lo era,

pero conjugar lo nuestro abre los

cielos,

inunda ríos de vida, multiplica las

esencias...

Y en esta explosión de ambos

mundos

la energía se libera burbujea,

reverbera

elevando vibraciones,

trasmutado sombras yertas

por Brillantes Consciencias.

Ya no somos dos, ni uno.

Todo y nada somos... ¡Ya no sé de

cuentas!

Poseídos, entregados, rendidos,

enajenados...

Despojados, en la abundancia

Del Oro ardiendo en la Llama

que abre en la Eternidad de la Edad de

la Plenitud,

tan esperada.

Y en esta Comunión Trina,

con devoción damos gracias

y Honor a tan Gloriosa y Divina

Dádiva...

En su corriente nos lleva,

transcendiendo los abismos,

nutridos los corazones

para servir al Altísimo

De la mano vamos, triunfantes

con alas de esta preciosa Ave

como escudos protectores.

Sin cadenas...

Sin confines...

Sin

miedo....

Sin llaves...

Penetrando y expandiendo

Su Naturaleza

por todos los rincones.

Colaboración de www.poemaria.com con POSF-POWB:

 

*Poemas

http://www.poemaria.com/index.php/poemamix

 

*Poemarios

http://www.poemaria.com/index.php/poemalia

ORACIÓN AMERICANA. Por Iván Beltrán Castillo.

26-12-2016.

¡Alma de Mark Twain,

agitada y dulce como una colmena!

¡Alma de Walth Whitman,

atribulada y contradictoria como

una gran ciudad rodeada de árboles

y montañas!

¡Alma delicada de Tenesse Williams

y de Thomas Elliot

y de John Lennon

y de Dylan Thomas,

que vieron el drama latente

en los espejos del YO y la vanidad.

¡Almas sitibundas de Edgar Allan Poe,

de Herman Mellvine, de Truman Capote,

que, con ojos puntuales,

retrataron el catecismo y el purgatorio

de los obsesionados con su sombra!

¡Alma de Hopper que persiguió el rastro de café

de las soledad moderna!

¡Alma de John Huston y John Ford

y del grandioso embustero Orson Welles!

¡Almas de los pieles rojas,

de los constructores de puentes de New York,

y de los concertinos frágiles

de Boston y Filadelfia !

¡almas de Washington y Jefferson!

¡Almas americanas todas!

protejan hoy su airado rostro

que pasará cerca,

muy cerca del abismo

y cruzará, como los leones y los Dioses,

un llameante y voraz círculo de fuego.

LOS APRENDICES. Por Daniel  Montoya Álvarez.

26-12-2016.

Importancia de la síntesis

Todos los escritores de mini-ficción nos destrozábamos la cabeza en un afán irrefrenable de  superar la síntesis del Dinosaurio de Monterroso, de apenas 7 palabras y 22 sílabas. Uno de los escritores más prometedores de la generación escribió un portentoso microrrelato de apenas cuatro palabras, polifónico, profundo en la dimensión humana del recuerdo, y de inmediato las antologías y las mejores revistas de este género lo incluyeron como una piedrita de oro en sus páginas. Otro escritor, más audaz, se atrevió a publicar un texto en el que las únicas letras que aparecían en la hoja eran las del título. Este también alcanzó gran renombre. Sin embargo, cuando uno de los genios de este género sacó a la luz su mayor conquista a la imaginación, el público no soportó tanta audacia. En el lanzamiento del libro, en vez de leer un fragmento de sus páginas, como suele hacerse siempre, el autor se quedó callado por más de media hora. Sólo al final el público entendió que se trataba de un libro con todas sus cien hojas en blanco, sin paginación, cuya única palabra en el título era: Adiós. De ahí en adelante todos los escritores de mini-cuento, siguiendo su ejemplo, nos impusimos el silencio. En la ciudad nos conocían de sobra por nuestro voto de mutismo sin término. Hasta que un día a alguien se le ocurrió la idea de sintetizar el silencio.

Los aprendices

Cansada de nuestros fracasos escolares, la profesora decidió demostrarnos que la culpa no era suya. Llevó a clase un león y lo hizo sentar enfrente de todos. La profesora nos explicó que ella le había enseñado a leer y escribir. Le pasó una hoja y él, manso y decente en sus gestos, leyó en voz alta, en perfecto español y con un tono lírico que nos estremeció. Apenas terminó, la profesora le pasó una evaluación, que él contestó rápidamente. Ella la calificó delante de todos y las respuestas eran perfectas. Yo me levanté de la silla, aplaudí y solté un fuerte rugido de entusiasmo desde el fondo del vientre, como nos había enseñado la profesora. El león bajó la cabeza y agachó las orejas, asustado, como si jamás hubiera oído un sonido semejante.

DÍPTICO DE LA VIDA Y LA PAZ. Por Irene Mercedes Aguirre.

09-11- 2016.

 

*A la Cumbre del Cambio Climático, París, 2015

I

GIRO A LA PAZ

 

A veces nos creemos los tutores

de todo lo que existe en este mundo.

Preñados de poder, paso rotundo,

decimos lo qué hacer, desafiadores.

 

Alzamos, destruimos, iracundos,

sin calibrar a fondo los errores

de tantas injusticias y dolores

por causa de intereses infecundos.

 

¡Pero aún hay tiempo!¡Surgen cada día,

aquí y allá , certezas de lo cierto!

¡Un planetario giro a la armonía

con la mirada al otro! ¡En el concierto

de solidaria humanidad que guía

hacia un vergel de Paz , celeste, abierto!

 

II

GIRO A LA VIDA

 

Salimos de las cuevas primitivas,

en nuestros ojos los interrogantes,

frente a cosas ignotas y distantes

con ideas confusas, fugitivas.

 

Poco a poco aprendimos, vacilantes,

los secretos del mundo . Perspectivas

que se abrieron constantes, reflexivas,

y avanzamos con ellas. Caminantes

 

hacia metas soñadas de cultura,

a la ciencia y la técnica sin freno,

al dominio ambiental, a la ganancia

 

¿Es posible frenar tanta locura

que nos saca del eje? ¿Al desenfreno

que a la vida condena en su arrogancia?

 

DYPTIQUE DE LA VIE ET DE LA PAIX

*Au sommet de Paris, 2015

 

I

TOURNANT POUR LA PAIX

 

Quelquefois nous nous croyons les gardiens

de tout ce qui existe dans ce monde.

Pleins de pouvoir, le pas sonore,

nous disons ce qu’il faut faire, provocateurs.

 

Nous élevons, détruisons, irascibles,

sans calibrer à fond les erreurs

de tant d'injustices et de douleurs

à cause d’intérêts inféconds.

 

Mais il est encore temps! Chaque jour,

ici et là-bas, surgissent des certitudes du réel !

Un tour planétaire à l'harmonie

 

avec le regard de l’autre ! Dans le concert

de la solidarité humaine qui guide

vers un verger de Paix, céleste, ouvert !

 

II

TOURNANT POUR LA VIE

 

Nous sortons des grottes primitives,

des questions plein les yeux,

en face de choses inconnues et distantes

avec des idées confuses, fugitives.

 

Peu à peu nous avons appris, vacillants,

les secrets du monde. Perspectives

qui s’ouvrirent constantes, réflexives,

et nous avançons avec elles. Voyageurs

 

vers des objectifs rêvés de culture,

à la science et à la technique sans frein,

à l’environnement, au gain

 

Est-il possible de freiner autant de folie

qui nous tire de l’axe ? Avec le dérèglement

la vie est condamnée dans son arrogance ?

 

DÍPTICO OF LIFE AND PEACE

*At the Summit on Climate Change, Paris, 2015

 

I

GIRO TO PACE

 

Sometimes we beliee tutors

everything that exists in this world.

Fraught with power, resounding step,

We say what we do, challenging.

 

We raise, destroy, angry,

uncalibrated depth errors

of so much injustice and pain

infertile because of interests.

 

But there is still time! Arise every day,

here and there certainties of right!

A planetary rotation to harmony

 

with an eye to the other! In the concert

of human solidarity that guides

Peace to an orchard, blue, open!

 

II

GIRO TO LIFE

 

Out of primitive caves,

the questions in our eyes,

face and distant things ignotas

with confused, fleeting ideas.

 

Gradually we learned, hesitant,

the secrets of the world. prospects

which opened steady, thoughtful,

and we move forward with them. Hikers

 

to dream goals of culture,

science and technology without restraint,

the environmental domain, the gain

 

Is it possible to stop such madness

that brings us Shaft? ¿Debauchery

sentence than life in their arrogance ?

VACÍO. Por Margarita Losada Vargas.

09-11- 2016.

 

Vacío

siempre te llenas de ausencia

insistes

desgarras el silencio

alimentas

el hilo perverso

que sostiene a la vida

LA PIEDRA QUE LANZO. Por Camilo Marroquín Díaz..

09-11- 2016.

 

La piedra que lanzo

seguro de que no caerá encima mío

me persigue

como si estuviera rodando

por una pendiente

y yo fuera la piedra

ahí es cuando digo:

La libertad duele.

EL NEGRO ES EL COLOR DE LA BELLEZA… Por Daniel Padilla Serrato.

09-11- 2016.

 

El negro es el color de la belleza. Saca de un surco de tinta una estrella, dibuja una delgada estela de nada oscura en el cielo, camina como una sombra sin cuerpo.

 

Más allá de la realidad lo que no conoces brilla en el fondo del abismo con un fulgor apenas presentido.

 

Verás llover una luz profundamente ciega para iluminar tus manos sumergidas en el agua. En la noche, todo lo que cae es más hermoso.

CÁNCER DE TIEMPO. Por Margarita Losada Vargas.

09-11- 2016.

 

Cáncer de tiempo

las puertas de la ciudad

nunca están abiertas

somos el eco de su lamento

mar y aire

por debajo del suelo

nacemos y morimos

sin descanso en ella

padecemos

(como padece la noche

cuando amanece)

cáncer de tiempo

CAMAJORÚ. Por Hernando Socarrat.

22-10- 2016.

 

1

La semilla como un cielo que espera

bajo la tierra.

Es un llanto de los primeros ojos

que fueron prohibidos

por amar dentro de la lluvia.

 

2

En vez de la ilusión los lugares

del campo.

Las hojas de las manos por donde

pasaron las hojas de los libros

y el viento,

mientras el árbol Camajorú

pierde otros cazadores

y desaparece.

ELEGÍA A LA MUERTE DEL INCA ATAGUALPA. Por Anónimo

22-10- 2016.

 

*Comprobamos a cada instante que la historia es una fantasmagoría, una danza de sombras, un baile sangriento dónde, con alarmante frecuencia, únicamente se escribe con la pluma y la tinta de los vencedores. Pero existe esa otra dimensión de nuestras gestas fácticas a la que Octavio Paz llamara La Historia Invisible. Es aquella que permanece –secreta, vital y sanguínea–dormitando detrás de los libros y las versiones oficiales, y que se encuentra presta a regresar con su carga beatífica.

 

La Minga de nuestros indígenas parece una expresión certera de esa Historia Invisible que un día reintegrará a las víctimas, ajustará las cuentas y despertará las más sublimes fuerzas dormidas.

 

 

 

 

¿Qué arco iris es este negro arcoíris

que se alza?

Para el enemigo del Cuzco horrible flecha

que amanece.

Por doquier granizada siniestra

Golpea.

Mi corazón presentía

a cada instante,

aún en mis sueños, asaltándome,

en el letargo,

a la mosca azul anunciadora de la muerte;

dolor inacabable.

El sol vuélvese amarillo, anochece

Misteriosamente;

amortaja a Atahualpa, su cadáver

y su nombre;

la muerte del Inca reduce

al tiempo que dura un pestañeo.

Su amada cabeza ya la envuelve

el horrendo enemigo;

y un río de sangre camina; se extiende,

en dos corrientes.

Sus dientes crujidores ya están mordiendo

la bárbara tristeza;

se han vuelto de plomo sus ojos que eran como el sol,

ojos de Inca.

Se ha helado ya el gran corazón

de Atahualpa.

El llanto de los hombres de las cuatro regiones

ahogándole.

Las nubes del cielo han dejado

ennegreciéndose;

la madre luna, transida, con el rostro enfermo,

empequeñece.

Y todo y todos se esconden, desaparecen,

padeciendo.

La tierra se niega a sepultar

a su Señor.

Como si se avergonzara del cadáver

de quien la amó,

como si temiera su adalid

devorar.

Y los precipicios de rocas tiemblan por su amo,

canciones fúnebres entonando;

el río brama con el poder de su dolor,

su caudal levantando.

Las lágrimas en torrentes, juntas,

se recogen.

¿Qué hombre no caerá en el llanto

por quien lo amó?

¿Qué niño no ha de existir

para su padre?

Gimiente, doliente, corazón herido

sin palmas.

¿Qué paloma amante no da su ser

al amado?

¿Qué delirante e inquieto venado salvaje

a su instinto no obedece?

Lágrimas de sangre arrancadas, arrancadas

de su alegría;

espejo vertiente de sus lágrimas,

¡retratad su cadáver!

Bañad todos, en su gran ternura,

vuestro regazo.

Con sus múltiples, poderosas manos,

con las alas de su corazón

los acariciados;

los protegidos;

con la delicada tela de su pecho

los abrigados,

clamen, ahora,

con la doliente voz de las viudas tristes.

Las nobles escogidas se han inclinado, juntas,

todas de luto;

el Villaj Umu se ha vestido de su manto

para el sacrificio;

todos los hombres han desfilado

a sus tumbas.

Mortalmente sufre su tristeza delirante,

la madre reina;

los ríos de sus lágrimas saltan

al amarillo cadáver.

Su rostro está yerto, inmóvil,

y su boca (dice):

"Adonde te fuiste perdiéndote

de mis ojos

abandonando este mundo

en mi duelo;

eternamente desgarrándote

de mi corazón".

Enriquecido con el oro del rescate

el español.

Su horrible corazón por el poder devorado;

se empujan unos a otros

con ansias cada vez, cada vez más oscuras,

fieras enfurecidas.

Les diste cuanto te pidieron, los colmaste;

te asesinaron, sin embargo.

Sus deseos hasta donde clamaron los henchiste

tú solo.

Y muriendo en Cajamarca

te extinguiste.

Se ha acabado ya en tus venas

la sangre;

se ha apagado en tus ojos

la luz;

en el fondo de la más intensa estrella ha caído

tu mirar.

Gime, sufre, camina, vuela enloquecida

tu alma, paloma amada;

delirante, delirante, llora, padece

tu corazón amado.

Con el martirio de la separación infinita

el corazón se rompe.

El límpido, resplandeciente trono de oro

y tu cuna;

los vasos de oro, todo

se repartieron.

Bajo un extraño imperio, colmados de martirios

y destruidos;

perplejos, extraviados, negada la memoria,

solos;

muerta la sombra que protege

lloramos;

sin tener a quién o dónde volver,

estamos delirando.

¿Soportará tu corazón,

inca, nuestra errabunda vida

dispersada,

por peligros sin cuento cercada, en manos ajenas,

pisoteada?

Tus ojos, que como flechas de ventura herían,

ábrelos;

tus magnánimas manos,

extiéndelas;

y con esa visión fortalecidos

despídenos.

HOMENAJE. Por Gustavo Tatis Guerra.

27-09- 2016.

 

*Algo de nosotros muere con la muerte de Gonzalo Márquez Cristo (que tuvo lugar el día 24 de mayo del presente). Algo puro estremece el silencio del cielo y se desgarra en nubes blanquísimas y derrama las lágrimas del paraíso. El bosque lamenta la iluminada soledad de las raíces y pregunta por el corazón de Gonzalo lleno de augurios y pájaros. El bosque sacude la sombra errante del viento. El canto de las hojas se sumerge en las aguas de nuestro llanto, en la mudanza efímera de nuestro cuerpo. Hasta pronto, Gonzalo. Tu abecedario encantado es eterno.

 

PARA TI GONZALO

 

Aquí estoy bajo los frutos dorados de tu errancia.

Bajo la luz de tu alfabeto de tierra navegada.

Bajo la pureza intocada de tus sílabas.

En el corazón visionario de tus preguntas

¿Quién dijo que morir es viajar?

Aquí estoy al pie de tu silencio

Peregrino iluminado

Al pie de la mudez desgarrada de las nubes

Al pie del llanto de las hojas

Al pie de tus ojos de niño sabio cazador de augurios

Ardiente lector de crepúsculos de agua y auroras de piedra

Al pie de la resurrección de tu alma

Y el Apocalipsis de la rosa

Aquí hermano más solo que mi propia sombra

Viendo al árbol sediento de luz que se sumerge en mis lágrimas

Y no hay sombra, Gonzalo

Algo de mí viaja en el tren de tu partida.

En el reino innombrable donde duermen

los milagros invisibles y eternos

La rosa se deshoja.

ESCRIBO POESÍA ESCRIBO. Por Casimiro de Brito

27-09- 2016.

 

Escribo poesía escribo

una lengua de muertos

que nunca morirá.

Tal como estuve en la barriga de madres

tal como estoy en el seno de mi amada,

escribo poesía, un idioma

que no domino. El amor

no se domina. Una loncha de tierra fresca

comida en la lengua y en tu boca,

donde bebo incansable pues seno

es todo. Bajo el peso del paraíso

recorro la vida y la muerte

en el mismo instante.

Escribo poesía escribo

-como quien se baña en el agua

más antigua y siempre

inaugural. La boca en un oído

que no se revela.

Todo es seno, y duele. Escribo

con el cuerpo y el cuerpo,

aunque es de noche,

va con las nubes

y no mira

hacia atrás.

DE LO INEXORABLE. Por Gonzalo Marqués Cristo

27-09-2016

 

Soy uno de los genios heréticos que se rebelaron contra el Gran Soleimán, hijo de David (¡que sobre los dos haya paz!)

 

Descifrando mis artilugios el magnífico rey me derrotó y me castigó encerrándome en esta página, atrapándome en sus líneas, utilizando sus palabras como lianas, obligándome por siempre a este inútil monólogo exaltado.

Según lo establecido mi desolación será eterna; y sólo me es concedida una efímera libertad, una interrupción de mi condena, una huida de esta cárcel terrible de papel, durante el breve tiempo que algún desprevenido lector ocupe mi lugar…

MITO. Por Gonzalo Marqués Cristo

27-09-2016

 

Volverás a salir de mi cuerpo hasta cuando sepas tu nombre verdadero, y sólo entonces podrás partir, enceguecido... y guiado por Antígona.

 

LA ELECCIÓN DEL ÁRBOL. Por Gonzalo Marqués Cristo

27-09- 2016.

 

Él pensó que los traidores eran héroes en la aldea vecina, que ser cobarde era perseguir otra causa, más humana, y que la suya siempre fue una soledad incomprensible, imperturbable, que sólo el amor soñado por ese profeta pudo producir.

Y como ya los había salvado a todos, acopiaría su coraje y entonces... —pensó Judas.

TODOS LOS PERROS LADRAN. Por Jaime B. Rosa.

22-07-16.

 

Todos los perros ladran

A la misma flor

Orinan a la luz

Y muerden a las rosas

Que nos perfuman

 

Conocimos la nieve

Cuando era incongruente

Tener frío

 

En nuestra conciencia

Serpientes de cera

Rompen los tobillos de Dios

 

En toda manzana sana

Hay golondrinas podridas

Y cabezas de ciervo

Que miran a los muertos

A medrosas sílfides

A escuetos emblemas cifrados

 

En cada órgano conciso

Hay una nube de pájaros

De acero rotundo

Un eco

Que muestra

Nuestro ángulo

Más oculto

LA NÁUSEA. Por Jaime B. Rosa.

22-07-16.

 

La náusea

Un martillo de cobre

Que golpea la unidad

De los seres evanescentes

La impalpable dimensión

De las formas permeables

A toda latitud

A los cascabeles del rocío

 

En su enfermizo sedimento

Abrasa al fuego

Fluye con la inclinación

Del peso que impulsa

Al mercurio

Que espesa la nada

 

Su sombra

Redondea las lágrimas del mundo

Augura otros territorios

De inconmensurables espacios

Orlados

De argumentos contundentes

Que difuminan

La existencia       

ESA LUNA SE ME FUE DE LAS MANOS. Por Ana María Manceda.

29-06- 16.

 

La seguí

era enorme, iluminaba todos los tiempos

y todos los conocimientos

tenía raíces, conflictos, era humana.

Ahora sigue estando,

escondida en este siglo veintiuno.

una nube oscura la obnubila,

la invisibiliza.

Flotan a su alrededor la sabiduría,

el romanticismo, los ideales, las utopías.

Ahora están presentes, visuales;

los desencuentros, el derrumbe financiero

la fiereza de los terrorismos

¿De dónde? el por qué

lo sabemos. Salió de la podredumbre

de las injusticias, de la exclavitud,

de la mentira de las grandes corporaciones

religiosas, políticas, económicas.

y ahí está, la basura que nos queda,

la de los extremos.

la luna de las utopías se fue de mis manos

y siento asco

por la visibilidad de los exitosos

en los programas prostibularios de la t.v

la de los medios monopólicos, la de las

ilusiones profanadas, la de las catástrofes

naturales inducidas por el hombre

no somos más fuertes que la naturaleza

esta civilización parece terminada.

Hay una esperanza

la luna está, aún entre las llamas

opacas.

¡ Que surjan infinitas manos a rescatarla!

LA CONCIENCIA. Por Jaime B. Rosa

29-06- 16.

 

La conciencia

Es lo que la luz nos ofrece:

Una cereza en el abismo

Dudosas intuiciones

Eternas medidas traídas

Directamente del sol

 

Bajo al nivel de la noche

Y me siento un cristal opaco

Una falsa ventana al mundo

Una obra inacabada

Que delira entre los lirios

En una casa curva

Cuyas columnas

Retan a la gravedad

 

Me aproximo

A la cámara de los números

Descubro un difuso espacio de novicias

Que acarician sus almas con sus nucas

Rumores vagos

Globos de espuma ingrávida

Cráneos de ola

Y hombres siniestros

Que roban la pasión

A los caballos

 

La conciencia es luz

Vital cadencia

Grito

Dolor

LOS CABALLOS. Por Ana María Manceda.

29-06- 16.

 

Los caballos trotan...

Van dejando su huella, abriendo camino

pasaron sigilosos, asombrados

cuando el hombre dibujó sus primeros signos.

Siguieron trotando,

año tras año, siglo tras siglo

trota que trota...

En su derrotero descubrieron puentes,

castillos, catedrales, ciudades.

Los caballos siguieron trotando

y vivieron guerras y vivieron guerras,

Cruzaron la Antigüedad,

la modernidad y la postmodernidad,

siendo testigos de las maravillas

creadas por el genio del hombre,

vacunas, esculturas, poemas, colores, amores

y la sublime armonía de los ángeles, la música

Siguieron trotando, trota que trota...

Aterrorizados vieron hongos gigantes en el cielo

y juguetes maravillosos buscando la luna.

Siguieron trotando, trota que trota...

por campos minados de miseria y hambre

por cosmopolitas urbes de privilegios

y vivieron guerras y vivieron guerras.

En su largo viaje de agonía y éxtasis

presenciaron la extinción de aves,

peces, grandes mamíferos, árboles y flores.

Todo obra del hombre, todo obra del hombre.

Siguieron trotando...

 

pero van vislumbrando el final del viaje,

saben que verán siempre lo mismo,

el esplendor y la miseria, el altruismo y el egoísmo

y verán guerras y verán guerras…

 

FLUYE EL MUNDO. Por Jaime B. Rosa

28-06- 16.

 

Fluye el mundo

Por la diagonal

Del tiempo

Por los caminos invisibles

Del agua

Desde la primera aurora

Hasta el último umbral

 

Al otro lado de la noche

Hay brisas

Que siembran en el mar

Increíbles paradojas

Llenan los huecos

El vasto firmamento

De oscuras perlas muertas

 

El mundo

Es como nunca

Nadie

Dijo que era:

Infinitesimalmente

Idéntico

Al todo

Inconmensurablemente

Igual

A la nada.

EL AMOR ALIVIA LOS DÍAS. Por Víctor Corcoba Herrero.

28-06- 16.

 

El amor va más allá del océano,

hasta los confines de la tierra.

Se convierte en mar y vierte luz.

Es fuego que nunca se venga.

Todo lo tolera y todo lo aguanta.

Es la poesía de los sentimientos,

el verso que sostiene la vida,

el poema que nutre la existencia.

 

Ama lo que quieras y a quien quieras,

pero ama a corazón abierto,

antes que la mano del mundo

detenga tus deseos de niño,

y paralice los suspiros del poeta,

que todo humano lleva dentro,

muy adentro, aguas adentro.

 

Por amor se habla y por amor se calla.

Por amor se muere y por amor se vive.

El amor lo conduce todo y todo lo da.

 

Donde rige el amor, sobran las normas.

Donde el amor es, sobran los credos.

Donde habita el amor, mora el olvido.

 

Saber olvidar es que puedo perdonar,

y el perdón como el amar

son dos pétalos de una flor

que no se terminan jamás de deshojar.

 

Siempre queda un perfume imborrable

donde hubo amor de verdad,

porque lo que con amor se hace,

él mismo lo disculpa y lo descarga de culpa.

 

Es fuerte el amor y tan bello el amar,

que todas las cumbres nos parecen valles,

y todos los valles, cumbres luminosas.

EN CUALQUIER LUGAR. Por Jaime B. Rosa

28-06- 16.

 

En cualquier lugar

el otoño es una perspectiva

una orilla que a veces nos separa de la luz.

 

Desde la profundidad

perfilo lo que me apura no dar:

el trazo de una explanada triste

el trigo que dábamos a las palomas

el agua clara que gotea

sobre un libro abierto

un eco detenido en la nieve.

 

En cualquier lugar

al otro lado de los rostros

la arena no existe

pero el mar nos declina

de aquí a la eternidad.

¿POR QUÉ NO LLEGA EL OLVIDO? Por Ángela Díaz Rivera

31-05- 2016.

 

Te siento, cada vez que inhalas para ahogarnos en pretérito.

Brisa cálida ciñendo el crepúsculo primaveral.

Mareas de agonía al vaivén de impotentes creaciones

carentes del coraje requerido para cobrar manifestación.

Noches de vigilia anidan los pliegues de tus dulces anhelos.

¿Por qué no llega el olvido?

Los más arrolladores sueños son tejidos con hilos platónicos...

Hay relojes marcando una vasta emoción apresada.

Uñas de gato sobre un baluarte, acechan tempestades.

Como reina y señora de mi huerto decreté tu destierro para siempre.

Sin embargo, nunca conocí a nadie que me inspirase tantos poemas.

Pasiones trocadas en rocío, al alba solo invisibles huellas, como agujas.

No existió un juego común, ni noble oportunidad.

Terrible ola, erguida, amenazante.

Congelada en tu ardiente fuego. Atrapado en tu propio Decreto.

Duele saber la razón de las causas suspendidas.

No fuiste ni serás mi Príncipe Valiente, ni yo tu consentida princesa.

En lo alto de la almena, aún sigo esperando...

¿Quién sabe qué? __Quizás un milagro.

Arranqué de la mente cualquier camino que rimara con tu nombre.

Rompí pautas, arruiné acordes, y tu sinfonía, perenne,

obstinada, cruel pesadilla, retumbaba, trazando fantasías.

Dejé de sufrir solo en el instante que me rendí. Caí, exhausta.

Abandoné la armadura. Mayor es mi sed de vida que de ser amada.

Pero... ¿qué hay del olvido?

¿Por qué a veces sigo escuchando tus llamadas?

Acallé mi corazón y clavé mis ojos al Cielo. Pedí perdón.

Injerí de un trago la Esperanza y ya no es.

¿De que sirve llorar? La Fe es mi Consuelo,

¿cuál será el tuyo, si no ves al Creador en tu Regio Viaje?

Nunca serás mío, y ¡estamos tan distantes!, ¿o no?

Yo soy Oasis, tú Desierto.

Capricho irisado, del aire nocturno en secretos mensajes.

No me entregué, nunca me tendrás, entre ambos sólo brumas y aguaceros.

Esgrimo la espada que rasga la caricia trocándola insomnio.

Hacerte reproches no me alivia. Disculparme, no libera.

No lo deseo, creo, pero aún puedo escuchar tu voz en el silencio.

¡Deja de nombrarme por caridad!, nuestro tiempo yace tras el Velo.

¿Será que no sabes quizás cómo salir de este oscuro laberinto?

Solo nos queda Amar sin esperar. La Era Dorada en los pechos.

¿Por qué no llega el olvido?,¿Por qué no llega?

¡A tu puerta, a mi casa, a la Tierra!__Pero... ¡Que el Amor no muera!

ELEGÍA DEL HOMBRE MUNDIAL PARA PROPICIAR UNA PAZ POSIBLE. Por Benjamín Valdivia.

28-05- 2016.

 

Allá tú que estás tranquilo con tu afán de bestia.

Que te conmueves de ternura al conocerte

como bípedo implume de uñas amplias.

Tú que gozas cada paso

sin apercibirte que son pasos a la muerte.

Y que sonriendo bajo el fardo de tristezas

le apresuras con tu pala a tu sepulcro

(raro animal —la burla de su espejo—

que haces brotar la compasión).

Y sin embargo estás solo.

Nadie se detiene por saber tu nombre

ni por saber qué día es éste que vivimos.

Pero la guerra sí.

La guerra sí motiva la carne flagelada:

cada cual con su cara de creyente

se va —puñal enhiesto—

a tocar el corazón de sus hermanos.

Y el día es una noche luminosa:

la ceguera de cualquier modo continúa.

No porque tus ojos no miren hacia arriba,

ántropon inaudito.

Ni porque tus sonrisas no aplaquen a las fieras.

Sino porque no supiste ser buen juez

en los condados de tu destino.

Y tal vez por eso camino estimando tu rostro:

yo también tengo el alma con ansia de seguir:

y quiero perseguir, como tú

aquella loca luz inalcanzable,

aquella desbocada sensación.

Y que griten su luz las telegráficas estrellas.

En fin, que griten todos.

No ha de ceder un paso este sonido terco

de nuestros pasos.

Por ahí no, quizá, tal vez, pero no importa.

Cada minuto puede ser el último minuto.

Por eso hay que sentir que esto es redondo

(amor, planeta o lo que sea).

Sentir que es firme hasta el último abandono.

Y que si alguien, oye tú, busca la muerte

o te esquiva al pasar,

que no diga que vives hecho bromas o satélites.

Bien sabes que no recibiste los treinta denarios por seguir.

Tú sólo tuviste el óbolo preciso

que se requiere al embarcar postrero en el crepúsculo.

Así que no creas a quien te nombre salvaje,

aunque lo seas.

Porque tu corazón marca el transcurso a campanadas

y se aferra a la luz hasta cegarse.

Ya es tiempo que se sepa que no más.

Cada cual su camino; y si es el mismo,

aquí está mi brazo para salvar un poco de futuro,

aquí mi canto para hacer brevedad en los caminos.

Pues ¿qué sol es aquel que se mira en pleno cielo?

¿No es acaso el que vimos ayer?

¿O es un aviso que todo termina en el fuego?

En el fuego como las cartas sigilosas del amante

y como la carne de la amante;

incineradas todas las cosas y todos los viaductos;

y las cunas de los recién nacidos

también incineradas.

Acaso aquel sol amarillo hasta las heces

fue un planeta habitable donde creció la flor del odio.

En fin, tú ve adelante a buscar tus recuerdos:

el pasado nos espera en una orilla del aire,

impaciente en sus fauces fabulosas.

Y si alguien te señala con dedos escépticos,

arrójale a la cara los reclamos del viento.

Y nadie se llame a engaño entonces

cuando el reloj no tenga más horas por marcar,

cuando enmudezca el caracol y el agua.

No diga nadie te lo dije.

Pero nadie calle tampoco.

Hagamos con nuestras bocas todas

un latido continuo que inunde los días:

imitemos a la sístole y la diástole

(ese tambor que olvidamos de tanto presentirlo).

Hagamos con nuestras voces todas un solo corazón

y a ver si así la rueda vuelve por sus fueros

y el tiempo continúa.

Porque todos sabemos que no hay nada más alto

que un puño de gente enlazando su canto.

Y así que atruene el aire y se desgaje.

Y de su rompimiento

venga otra vez el primer movimiento.

SIGUE TU CAMINO. Por Juan Carlos Maidana

28-05- 2016.

 

Si sientes que tu cansancio se “fatiga”

y quiere por momentos desanimarte,

no dejes de apostar por la Vida,

Esta, vale hasta el último  instante.

 

Si te abandonaron todos  los éxitos

que con tu buen esfuerzo lograste,

no reniegues de esta vida que Dios

Nos hace disfrutar, sigue adelante.

 

Si  tus  equivocadas  acciones

sin querer han logrado lastimarte,

no  permitas que tu  sufrimiento

logre su objetivo para  derrotarte.

 

Si  alguna  inesperada  traición

alcanzó en cierto  momento  dañarte,

no debes caminar con odio o rencor,

esto   no  sirve  para  superarte.

 

Si a las montañas de tus sueños

por estas causas  desmoronaste,

debes  construir nuevos sueños,

manera de poder crecer y elevarte.

 

Si tu buen trabajo fue ignorado

en el momento que lo realizaste,

tienes que  continuar  trabajando

para  volver a revitalizarte.

 

Si fue ingratitud la remuneración

que por reconocimiento cobraste,

SIGUE TU CAMINO, por convicción,

sin desmayar, para  no  desviarte.

 

Si te desalentó la  incomprensión

por todo lo que en tu vida  anhelaste,

debes tener voluntad de continuación,

para  hacer realidad  lo que SOÑASTE.

SENTIMOS LA TIERRA. Por Jaime B. Rosa

28-05- 2016.

 

Sentimos la tierra

como una manzana cuadrada y masticable

como una diagonal del viento

como un sueño que suena

a oasis perdido

a sombra alargada

a sol que se apaga por deducción extrema

a faro plural de cambiantes facetas

que ilumina el mismo filo de la noche.

 

Sentimos la tierra...

sentimos la tierra como una flor inmensa,

vasta como el principio de un largo camino.

Anoche y ayer

sentimos la tierra

como la sombra triste

de otros olvidos.

EN LA FRONTERA. Por Jaime B. Rosa

28-05- 2016.

 

En la frontera

entre la lluvia y el alma

se extienden avenidas muy largas,

aún no construidas,

edificios tristes con casas

aún deshabitadas.

 

En esa frontera

la lengua del viento

azul como el cansancio

nos revela el color de la lumbre

el dolor de la leña que arde

el pudor de la tierra podrida

que se oculta bajo la ceniza.

 

Más silencio hay en la profundidad.

Lo posible no somos nosotros.

Sólo

de las ingles de los dioses

brotan rosas de escayola,

sólo

la luz asume nuestros trazos

las palabras que nos vacían

los lagos helados que nos sonríen

por su lado muerto.

 

En la frontera

existimos porque escapamos

entre los últimos fulgores

de un sol partido y devastado,

de nosotros mismos.

LOS OJOS DE LOS HIJOS SIN HOGAR. Por Ana María Manceda

28-05- 2016.

 

La Injusticia se mueve ondulatoria

como alas de cuervos expectantes.

Las Leyes reposan inertes o volátiles,

entre nieblas de indecisión y miedo.

 

La realidad golpea cruenta y trágica

en una región abrumada de riquezas

bastardeando la belleza de la vida.

 

Para el hombre

un hogar es el abrigo de la tierra.

Un hogar es la meta atávica

por la que viajaron nómades

a geografías ignotas del planeta.

 

Los ojos de los hijos sin hogar

tienen el color de la desesperanza

y la mirada agónica ante las leyes

que reposan inertes de indecisión y miedo.

 

Al negar a un solo grupo humano

negamos a toda la humanidad

vejamos la espiritualidad, aniquilamos

el germen del equilibrio social.

 

Ser solidario no es hacer beneficencia.

Ser solidario es brindar dignidad, eleva

nuestro intelecto.

Quizás logremos encender en los ojos

de los hijos sin hogar la luz,

la mágica y poderosa luz que nos debemos.

C.V. O CURRUCULO DE VIDA. Por Daniel de Cullá

28-05- 2016.

 

Me llamo Daniel, soy mayor de edad, recién jubilado con setenta años y vivo en Eladio Prelado, Burgos capital; soy estebado, acomodado y apretado como el paño para teñirlo en la caldera, hominicaco, pusilánime y de mala traza, patizambo, zaparrastroso, tengo una gran experiencia de campanero y sacristán y me adoran los del pueblo, he sido portero de noche y ayudante de chef de cocina, tostador de pan y tirapedos; estoy cansado de sacar el perro de mi nieta a cagar en la vía pública y ver pasar los días recogiendo sus cacas, por eso deseo trabajar en su Empresa pronto y a tiempo parcial o, mejor, completo, sabiendo que la suerte coquetea algunas veces con los hombres

inteligentes; pero sus favoritos son los imbéciles. No me importaría pasar unos días de prácticas, pero que su amor no diga basta, ni lo que dijo el Duque de Rivas en su Romancillo en versos de arte menor:

 

“ Ya está en jaula la lechuza,

y si aún a cantar se niega,

yo haré que cante o que cruja”.

 

Yo me deberé a mi patrón y como todo currante sabré decir: “Écheme usted pan y dígame perro”, que la crisis es puro cuento de banqueros, empresarios capitalistas y autónomos de la mediana y pequeña empresa que saben a coplas y recoplas de pie quebrado y a capricho del euro o del dólar aviagrado:

“La vida del bien estar

de un vértigo de crisis

corre en pos,

ella corre hacia la nada”

 

O como en la octavilla de Iriarte:

“Persuadía un tordo abuelo,

lleno de años y prudencia,

a un tordo, su nietezuelo,

mozo de poca experiencia,

a que, acelerando el vuelo,

viniese con preferencia

hacia una poblada viña

e hiciese allí su rapiña”.

 

Algo de la realidad actual, que está sucediendo, que se refiere a la vez al sujeto y al verbo (fullero y hurtar), a los que denomina la Real Academia, indistintamente en su Gramática, adjetivos predicativos o predicados de complemento de la Flor de Fullería; Truhanería donde petardean y engañan los truhanes, pícaros ,pillos y farsantes inventando trufas o mentiras.

 

De mi experiencia, doquiera mi sabiduría, sé hacer buenos platos con boletus, en especial de pedo de lobo. Hago un pollo al ajillo que yo le llamo Juanilla, muy agradecido; también, sé freír sardinas y cocinar gallina; hago unas frituras de yegua galiciana para chuparse los dedos y otras cosas; en repostería hago unas obleas y unas hostias con casta y las llamo “Castillas”; también, yemas de canónigo y pedos de monja a la española; sé hacer diez tortillas con un güevo. ¡Y mis güevos a solapedo¡, disimulados, que ocultan maliciosa y cautelosamente sus pensamientos. Tengo una extraordinaria habilidad para asar al sarmiento el cerdo, el cochino, el lechón, el marrano, el gorrino y el puerco. Preparo unos callos de tripa de vaca, de ternera, de primera. Y ablando, templo, suavizo, descuajo en manjar exquisito esas durezas que se forman en algunas partes de la epidermis por roce o presión de algún cuerpo extraño. De rechupete, ¡oiga¡, que yo las llamo “las bellas infieles” como aquel Perrot de Ablancourt, del que desciendo, que fue eminente e infatigable pero no muy fiel traductor del siglo XVI.

 

Estudié para abogado de secano, sin haber estudiado leyes, presumo de conocerlas. Poseo amplios saberes, dados mis estudios en Academias Universitarias y Escuelas de Capacitación Agraria, donde allí era el Rebuznar. Fui oyente de Rebuznos, estudiante que asiste a una cátedra de Rebuznos sin estar matriculado en ella. Gracias a la “loca de la casa”, la tele, como la llama mi trastornada agüela, se que la política se reduce a una sola palabra. Ejemplo: “Adoptadas estas disposiciones, se puso la hueste en movimiento”. Por ella sé del blanqueo de dinero, que es llevar los billetes a la orilla del río para lavarles. Conozco la doble contabilidad, la rata por cantidad, mediante prorrateo, y que hay que

medir la vida y a los hombres con doble rasero, doble moralidad y doble pandero.

 

Poseo amplios conocimientos del güord, la eszel, la foto pedal, la sexop, y un gran ecétera, aprehendidos en Guarrete, digo Guarrate, pequeña localidad con ayuntamiento en la provincia de Zamora, donde me mandaron mis padres de pequeño “jartos de mí”. “Al niño y al mulo, en el culo”, le recitaba mi padre a mi madre, o “ara con niños, segarás cadillos”. Allí aprendí a usar el ablator, instrumento para cortar el rabo a las ovejas.

 

Por esto, y confiado en mi bien hacer, espero con ilusión ser contratado por esa su Empresa, la primera cuyo sentido queda incompleto sin mi, y que no marchite mi ilusión osándola con algún aunque, pero y no. Y que mi Curruculo no quede como poso o hez de líquidos que se va al

fondo de la vasija.

 

Como referencia, le digo a Jesús que le refiera todo lo bueno y malo que han contado de mí en el pueblo. Tengo la prótasis como oración adverbial condicional como siempre que, con tal que, ya que; y la prótesis, que agrega alguna o algunas palabras al principio de la palabra: adoctrinas, por doctrinas; y mi prótesis bucal y dental que no me pongo porque la voy a llevar al Museo de la Evolución Humana para su exposición y disfrute del populacho agradecido.

 

Es gracia que espero alcanzar del “recto”/ ¡vaya palabreja¡ último trozo del intestino/, proceder de Usted, confiado que su discernimiento entre más en el terreno de la lógica, ya que, gramaticalmente es apenas perceptible; aunque como dijo Gili y Gaya : “la duda de que el patrón sea un maricón, nos intranquiliza. Estoy seguro de volverlo del revés”.Y que se muestre justo, íntegro e imparcial.

 

Cumpla Usted su deber de contratarme. Orgulloso creo merecerlo. Acepte pues benévolo mi ofrenda.

BUCEANDO EN EL INFINITO. Por Ana María Manceda

28-05- 2016.

 

El excéntrico millonario lo raptó. El poeta encerrado jugaba a descubrir el sol en la ostentosa pintura de las paredes de la cárcel, sus lágrimas brillaban con el reflejo. El cuaderno y una lapicera eran sus únicas posesiones, ni un libro, tremenda tortura.

 

En las páginas debía escribir todo lo que sabía del infinito.

¿Escribió sobre pájaros, sobre vientos¿ Hasta dónde llegaban sus sonidos?

¿El amor rozaba sus fronteras?¿ Existirían los arco iris en ese sin fin?

 

Se expandió con su conciencia y con el universo.

Escaló montañas virtuales para observar desde la mágica altura la pequeñez real de la existencia.

Se sumergió en las entrañas de la tierra para viajar junto al magma que se desplazaba sobre la superficie, buscando en cada partícula algún indicio del misterio.

 

Solo descubrió las rocas que engendraban el planeta.

El sueño era bendecido cuando su mente agotada dejaba de pensar.

El tiempo dado para explicar lo abstracto llegaba a su fin.

Creyó estar cerca de terminar su obra cuando se compenetró en la violencia, en el sufrimiento de las madres ante la pérdida de sus hijos, ante la injusticia social que veía en el mundo, sufrió tanto que no pudo escribirlos.

 

El día del último encuentro llegó. El secuestrador entró en su celda, era repugnante, su abdomen promiscuo se adelantaba soberbio a su cuerpo.

 

Sus ojos eran dos huecos vacíos si no fuera que dispersaban algunos destellos inciertos. El poeta sabía de su muerte, se acercaba, estaba sentenciado.

 

Ante la pregunta si había llegado a la explicación del infinito respondió:

“Sí, pero no tengo una sola respuesta, una está en la búsqueda que he vivido en estos días de encierro, la otra en su ignorancia, en su triste e infinita ignorancia.

PUNTO VIVO. Por Ángela Díaz Rivera

29-04- 2016.

 

Un nuevo ciclo.

Durazno jugoso.

Trae muchos presentes.

Regocijémonos.

Diluyamos el vacuo pasado.

¿quieres dibujar un punto vivo en mi mundo?

Aún tengo espacio...

Si es para edificar bajo el dosel de la Paz Perenne; o para inventar

modos de sumas inclusivas, mantos tejidos con oropel y Puro Amor,

trepando por empinados senderos hacia el mismísimo Cielo.

Liberando sinfonías espléndidas.

Trocando el vil metal en Éter Sagrado.

Elevando la Tierra a su lugar correcto

en el Glorioso mapa cósmico.

TU MÁS ÍNTIMO LAMENTO. Por Nicolás Zimarro

 

*En el Día Mundial de la Tierra.

22-04- 2016.

 

¡Qué hemos hecho, madre!

Tu cuerpo es pasto de la vesania colectiva.

Tu dimensión física, ese pálpito modelado en materia, se quiebra en inadvertido deterioro.

 

¡Qué falta flagrante de amor!

Solo el poeta desgarrado por la pesadumbre de decenios de esquilmo sin mesura y expolio a expuertas, solo la poeta amante de la montaña, el cielo y las mareas enarbolan la voz, tu lamento más íntimo, para denunciar la connivencia de tantos silencios, la desidia de los desafectos, la mezquindad de los vástagos del dinero y la cobardía de los agoreros de turno.

 

Solo el poeta ahíto de futuro y la poeta preñada de auroras sufren como suyos los estertores de tu expresión natural y se estremecen cada vez que se deseca un arroyo, que los humos de las fábricas manchan las gasas de las nubes, cada vez que se tala un árbol, que el desierto gana un milímetro a la esperanza, cada vez que se alfombra un jardín con cemento o que alguien enciende un cigarrillo.

 

Su voz es el descargo de quienes deambularon historias viejas desmadejando mentiras y recorrieron páramos con los pies descalzos, sucios de sangre derramada en antiguos holocaustos, repetidos en el tiempo.

 

Es el alegato que recoge la petición de auxilio de los fantasmas de las ramas sarmentosas, de los tocones cadavéricos, de las flores marchitas, de las briznas de hierba ahogadas en aludes de hormigón, de los ríos envenenados de inmundicia, de los mares edulcorados con residuos tóxicos, de los pulmones impregnados de CO2, de los pájaros desalojados de sus nidos y de las mujeres y los hombres que imploran la vigencia del sentido común y se duelen en gritos de alarma.

 

Madre, permite que se cumpla el sueño del poeta filántropo y la poeta visionaria, que anhelan verter a sus poemas llamados a refundar los ideales, a mutilar todo apego al exterminio, a desacreditar a los bárbaros, a no trasegar la ponzoña del vino rancio del infortunio, a no claudicar al engaño en la suerte de la espada, a destilar el bálsamo de lo genuino y a cantar la alegría de la vida.

Por: Ángela Díaz Rivera. 17 de abril de 2016

 

Risas, algarabía, latentes sueños, osados dedos, alargándose hilados en flujo de luz, hendiendo ocultos sentimientos florecidos en el ritmo incesante del ciclo mas esperado.            

 

Te amo primavera. Me penetras totalmente, me envuelves con tu aroma y me tomas sin un ergio de resistencia. Te pertenezco. Anida en mi...

 

En tu ausencia los regalos que sembraste en mi huerto, los multiplicaré y honraré tu memoria para vivir en ti eternamente.

Contacto:

Goieta 15
48610 Urduliz

Bizkaia (España)

 

Cualquier cosa que quieras enviar a:

posfpowb@poetasinfronteras.org

 

Cualquier cosa que quieras comentar a:

cuentanos@poetasinfronteras.org

 

Puedes hacerlo directamente desde: "Quiénes somos - Contacto".

 

¿Quieres hacerte socio?

Si quieres unirte a nuestra organización, utiliza nuestro formulario de contacto para recibir información. ¡Te esperamos!

Ahora también puedes informarte sobre todo lo relativo a nuestra organización a través de las redes sociales.

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Poetas Sin Fronteras - Poets Without Borders